Este año el Covid-19 nos dejo sin la cita del 15 de agosto con la Patrona de Sevilla en la calle, pero los devotos han salido a su encuentro. Así ha ocurrido este 15 de agosto tan atípico.

Una Plaza Virgen de los Reyes que se despertaba sin público ni devotos esperando a las ocho de mañana para ver la salida de la Patrona, pero si se han celebrado las misas como viene siendo habitual todos estos años con aforo completo. La tradición de siglos no sé pierde entorno a la Santísima Virgen.

Ochenta y seis años después la Virgen de los Reyes se queda sin salir a la calle, mostrándose los piés del Altar del Jubileo, recreando una estampa histórica, y la última vez que Juan José Asenjo Pelegrina vivirá un 15 de agosto entorno a la Patrona como Arzobispo de la ciudad.


Una cola interminable que ha llegado hasta la calle Mateos Gagos, rodando el perímetro de la Catedral para entrar por la Puerta del Bautismo donde los devotos han pasado ante la imagen en orden y separación de seguridad. Miles de personas no han querido perderse la mirada de la Patrona el 15 de agosto.

Nuestra Señora de los Reyes se postraba en el centro del altar del Jubileo ataviada con atuendo de salida luciendo el manto de la Coronación, obra de los talleres de Olmo, diseñado por Herminia Álvarez Udell, donada por la condesa de Casa Galindo, escoltada por cuatro jarras de nardos simulando las cuatro esquinas del paso de tumbilla en el que procesiona cada 15 de agosto, y de fondo el espectacular Altar del Jubileo exornado con flores en tonalidad blanca.





Fotografías: Alejandro del Castillo Perujo / @Alejandrocp99

Un 15 de agosto sin procesión pero con ella

Este año el Covid-19 nos dejo sin la cita del 15 de agosto con la Patrona de Sevilla en la calle, pero los devotos han salido a su encuentro. Así ha ocurrido este 15 de agosto tan atípico.

Una Plaza Virgen de los Reyes que se despertaba sin público ni devotos esperando a las ocho de mañana para ver la salida de la Patrona, pero si se han celebrado las misas como viene siendo habitual todos estos años con aforo completo. La tradición de siglos no sé pierde entorno a la Santísima Virgen.

Ochenta y seis años después la Virgen de los Reyes se queda sin salir a la calle, mostrándose los piés del Altar del Jubileo, recreando una estampa histórica, y la última vez que Juan José Asenjo Pelegrina vivirá un 15 de agosto entorno a la Patrona como Arzobispo de la ciudad.


Una cola interminable que ha llegado hasta la calle Mateos Gagos, rodando el perímetro de la Catedral para entrar por la Puerta del Bautismo donde los devotos han pasado ante la imagen en orden y separación de seguridad. Miles de personas no han querido perderse la mirada de la Patrona el 15 de agosto.

Nuestra Señora de los Reyes se postraba en el centro del altar del Jubileo ataviada con atuendo de salida luciendo el manto de la Coronación, obra de los talleres de Olmo, diseñado por Herminia Álvarez Udell, donada por la condesa de Casa Galindo, escoltada por cuatro jarras de nardos simulando las cuatro esquinas del paso de tumbilla en el que procesiona cada 15 de agosto, y de fondo el espectacular Altar del Jubileo exornado con flores en tonalidad blanca.





Fotografías: Alejandro del Castillo Perujo / @Alejandrocp99