La Virgen de la Soledad de la Hermandad de Los Servitas ha sido repuesta al culto en el día de ayer tras estar desde el pasado mes de junio en el taller de Antonio José Dubé de Luque, quién le ha realizado un trabajo de restauración y mantenimiento. Su regreso coincide además con la reapertura de la capilla de los Siete Dolores.

A la imagen se le ha realizado, principalmente, una limpieza general y la eliminación de algunos xilofagos de pequeña importancia (hongos que se comen la madera), producidos por los que tenía la capilla en su interior. Desde la Hermandad se ha explicado que esta restauración era un viejo deseo, ya que desde su bendición en 1967 nunca se le habían realizado labores de conservación. Por otro lado, aprovechando la ausencia de la imagen, a la capilla también se le han realizado trabajos de limpieza y restauración, de ahí su cierre durante todo el verano hasta ahora, inicio del nuevo curso. Además, se le han hecho uno arreglos en la pared y una modificación del fondo.

La imagen, que regresó al culto en el día de ayer, porta para la ocasión el antiguo manto de salida de la Virgen de los Dolores, y en su mano, la corona de los siete dolores.



Fotografías: Alejandro del Castillo Perujo / @Alejandrocp99

Regresa al culto la Virgen de la Soledad de Los Servitas tras su restauración

La Virgen de la Soledad de la Hermandad de Los Servitas ha sido repuesta al culto en el día de ayer tras estar desde el pasado mes de junio en el taller de Antonio José Dubé de Luque, quién le ha realizado un trabajo de restauración y mantenimiento. Su regreso coincide además con la reapertura de la capilla de los Siete Dolores.

A la imagen se le ha realizado, principalmente, una limpieza general y la eliminación de algunos xilofagos de pequeña importancia (hongos que se comen la madera), producidos por los que tenía la capilla en su interior. Desde la Hermandad se ha explicado que esta restauración era un viejo deseo, ya que desde su bendición en 1967 nunca se le habían realizado labores de conservación. Por otro lado, aprovechando la ausencia de la imagen, a la capilla también se le han realizado trabajos de limpieza y restauración, de ahí su cierre durante todo el verano hasta ahora, inicio del nuevo curso. Además, se le han hecho uno arreglos en la pared y una modificación del fondo.

La imagen, que regresó al culto en el día de ayer, porta para la ocasión el antiguo manto de salida de la Virgen de los Dolores, y en su mano, la corona de los siete dolores.



Fotografías: Alejandro del Castillo Perujo / @Alejandrocp99