Hasta la luz de aquella tarde era diferente. Un 13 de Octubre con un cierto aire de Jueves Santo que la ciudad supo percibir a la perfección. Todo lo que quedó grabado en la retina de este humilde servidor que pudo estar tras ella toda la tarde intentará plasmarlo en unas sencillas líneas escritas con la mayor de las devociones y admiración por ella.

De todos los lectores que lean estas palabras podrán estar de acuerdo en que se trate de una de las Coronaciones más elegantes vividas hasta el momento. Todo acompañaba hasta para que el azahar volviese a brotar en este verano tardío en Sevilla. Un espejismo de la época dorada de la ciudad. 

Este palio que resalta por el clasicismo en sus colores, formas y exorno floral paseaba sin prisas pero sin pausas ante la multitud que se congregaba tanto delante como detrás de ella, siempre comandados por la familia Villanueva. 

La música fue una de las protagonistas de esta celebración: las 4 bandas, si oigan, las 4 bandas que posee esta corporación, que ninguna hermandad puede decir lo mismo, tuvieron sus momentos dentro de esta procesión. Las cornetas y tambores tal y como nos tienen acostumbrados, la Banda de Música interpretó marchas de diferentes estilos, muy acorde a lo que la efeméride requería, acompañados por los jóvenes de su Banda Juvenil al final del recorrido. ¡Más de 250 músicos estuvieron en las calles!

Los Remedios acogió como se merece a su madre, con momentos de silencio cuando la estampa lo requería y momentos de aplausos tras el solo de "Rocío" por ejemplo. Con la marcha "Amarguras" culminó esta procesión según los horarios que tenía marcado, haciendo que Sevilla descubra la elegancia y sello de la Virgen de la Victoria y su Hermandad de las Cigarreras.

Fotografía: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina

Victoria, elegancia sevillana...

Hasta la luz de aquella tarde era diferente. Un 13 de Octubre con un cierto aire de Jueves Santo que la ciudad supo percibir a la perfección. Todo lo que quedó grabado en la retina de este humilde servidor que pudo estar tras ella toda la tarde intentará plasmarlo en unas sencillas líneas escritas con la mayor de las devociones y admiración por ella.

De todos los lectores que lean estas palabras podrán estar de acuerdo en que se trate de una de las Coronaciones más elegantes vividas hasta el momento. Todo acompañaba hasta para que el azahar volviese a brotar en este verano tardío en Sevilla. Un espejismo de la época dorada de la ciudad. 

Este palio que resalta por el clasicismo en sus colores, formas y exorno floral paseaba sin prisas pero sin pausas ante la multitud que se congregaba tanto delante como detrás de ella, siempre comandados por la familia Villanueva. 

La música fue una de las protagonistas de esta celebración: las 4 bandas, si oigan, las 4 bandas que posee esta corporación, que ninguna hermandad puede decir lo mismo, tuvieron sus momentos dentro de esta procesión. Las cornetas y tambores tal y como nos tienen acostumbrados, la Banda de Música interpretó marchas de diferentes estilos, muy acorde a lo que la efeméride requería, acompañados por los jóvenes de su Banda Juvenil al final del recorrido. ¡Más de 250 músicos estuvieron en las calles!

Los Remedios acogió como se merece a su madre, con momentos de silencio cuando la estampa lo requería y momentos de aplausos tras el solo de "Rocío" por ejemplo. Con la marcha "Amarguras" culminó esta procesión según los horarios que tenía marcado, haciendo que Sevilla descubra la elegancia y sello de la Virgen de la Victoria y su Hermandad de las Cigarreras.

Fotografía: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina