"Cuando y hasta que Almonte quiera", esa la frase que da sentido en cuanto a la Salida Procesional de la Virgen del Rocío se refiera, ya sea el Lunes de Pentecostes o en un día extraordinario, como ayer 8 de septiembre.

El sueño de algunos almonteños, en sueño se quedo, porque querían que la Virgen saliera a las horas del Alba, pero es tanta la expectación que levanta que ni los propios se podían esperar más. A las 23:43 horas se produce el salto a la reja, cogiendo de sorpresa para todo el mundo. Comenzaba así un sueño centenario y multitudinario, registrándose una gran afluencia de público en la Aldea durante todo el transito de la procesión. 

La Virgen lucía al igual que fue Coronada hace ya cien años y con un enriquecido y engalanado su característico paso de procesional, para tal ocasión. Cuyo paso de la Virgen fue llevada en volandas por la aldea por los más jóvenes almonteños se podía apreciar. 

Un continúo de vítores, sevillanas y fuegos artificiales para la centenaria imagen Coronada, que vivió los momentos más emotivos en la casa de las camaristas y en la Plaza donde se encuentra el monumento de Coronación, donde fue coronada hace 100 años por el Cardenal Almaraz, el grupo de la escuela de tamborileros de la Hermandad Matriz interpretaron la Salve Rociera. 

Visitó las mismas calles que recorre en su procesión cada primavera, donde no faltaba ningún detalle de decoración para la ocasión en cada una de las casas de Hermandades filiales como particulares. Postrándose de nuevo bajo la cocha de su Ermita pasados unos minutos de las ocho de la mañana con las primeras claras del día, culminando así una procesión extraordinaria desbordada de público y emoción.

Fotografía: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina

Multitudinaria extraordinaria de la Virgen del Rocío

"Cuando y hasta que Almonte quiera", esa la frase que da sentido en cuanto a la Salida Procesional de la Virgen del Rocío se refiera, ya sea el Lunes de Pentecostes o en un día extraordinario, como ayer 8 de septiembre.

El sueño de algunos almonteños, en sueño se quedo, porque querían que la Virgen saliera a las horas del Alba, pero es tanta la expectación que levanta que ni los propios se podían esperar más. A las 23:43 horas se produce el salto a la reja, cogiendo de sorpresa para todo el mundo. Comenzaba así un sueño centenario y multitudinario, registrándose una gran afluencia de público en la Aldea durante todo el transito de la procesión. 

La Virgen lucía al igual que fue Coronada hace ya cien años y con un enriquecido y engalanado su característico paso de procesional, para tal ocasión. Cuyo paso de la Virgen fue llevada en volandas por la aldea por los más jóvenes almonteños se podía apreciar. 

Un continúo de vítores, sevillanas y fuegos artificiales para la centenaria imagen Coronada, que vivió los momentos más emotivos en la casa de las camaristas y en la Plaza donde se encuentra el monumento de Coronación, donde fue coronada hace 100 años por el Cardenal Almaraz, el grupo de la escuela de tamborileros de la Hermandad Matriz interpretaron la Salve Rociera. 

Visitó las mismas calles que recorre en su procesión cada primavera, donde no faltaba ningún detalle de decoración para la ocasión en cada una de las casas de Hermandades filiales como particulares. Postrándose de nuevo bajo la cocha de su Ermita pasados unos minutos de las ocho de la mañana con las primeras claras del día, culminando así una procesión extraordinaria desbordada de público y emoción.

Fotografía: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina