Como viene siendo tradicional el día de hoy 29 de junio, festividad de San Pedro y San Pablo, en la ciudad se interpretarán las Lágrimas de San Pedro a cargo del grupo de clarines de la Banda de Sôl.

El grupo de Clarines y Alabarderos de dicha formación musical se adentra en la Santa Iglesia Catedral, dirigiéndose en primer lugar a la Capilla Real para rendir honores ante la Patrona de la Archidiócesis, la Virgen de los Reyes y continuamente subirán a la Giralda para interpretar la pieza musical de las Lágrimas de San Pedro hasta en tres ocasiones en recuerdo de las negaciones del apóstol a Jesús. Siendo cada interpretación en cada ala de la Torre.

Se producirá hasta en tres ocasiones en el día de hoy, a las doce de la noche (del 28 al 29 de junio), a las nueve y media de la mañana y a las doce de la mañana. En estos dos últimos pases, el grupo de alabarderos se aguardan en la Puerta de los Palos de la Catedral.

Una tradición que a pesar de unos años que no se llevo a cabo, desde 1986 hasta el día de hoy se interpretan cada 29 de junio, gracias a el restaurador Rogelio Gómez y el Padre Estudillo, canónigo de la Catedral. 32 años de forma ininterrumpida.

Fotografía: ABC de Sevilla.

Hoy, Lágrimas de San Pedro por la Banda del Sôl

Como viene siendo tradicional el día de hoy 29 de junio, festividad de San Pedro y San Pablo, en la ciudad se interpretarán las Lágrimas de San Pedro a cargo del grupo de clarines de la Banda de Sôl.

El grupo de Clarines y Alabarderos de dicha formación musical se adentra en la Santa Iglesia Catedral, dirigiéndose en primer lugar a la Capilla Real para rendir honores ante la Patrona de la Archidiócesis, la Virgen de los Reyes y continuamente subirán a la Giralda para interpretar la pieza musical de las Lágrimas de San Pedro hasta en tres ocasiones en recuerdo de las negaciones del apóstol a Jesús. Siendo cada interpretación en cada ala de la Torre.

Se producirá hasta en tres ocasiones en el día de hoy, a las doce de la noche (del 28 al 29 de junio), a las nueve y media de la mañana y a las doce de la mañana. En estos dos últimos pases, el grupo de alabarderos se aguardan en la Puerta de los Palos de la Catedral.

Una tradición que a pesar de unos años que no se llevo a cabo, desde 1986 hasta el día de hoy se interpretan cada 29 de junio, gracias a el restaurador Rogelio Gómez y el Padre Estudillo, canónigo de la Catedral. 32 años de forma ininterrumpida.

Fotografía: ABC de Sevilla.