Un nuevo ilusionante 5 de Enero amanecía en la ciudad de Sevilla. Al contrario de otros años, la meteorología había sido el tema central durante esta semana y eso motivó a una importante cantidad de Cabalgatas de los pueblos de la provincia a cambiar su día de salida del 5 al 4 de Enero. Sin embargo, la Institución del Ateneo se mantuvo firme la tradición que lleva realizando más de 100 años con la llegada de SS.MM. Los Reyes Magos de Oriente.

Con el cielo encapotado y media hora antes de su horario oficial salía la comitiva que abría paso con la A.M. Veterana de Sevilla. A poco de salir la Estrella de la Ilusión, a la altura de los juzgados, el cortejo sufría un parón de aproximadamente 15 minutos ya que tuvieron que reorganizarse algunas carrozas tras salir en el orden no correspondiente. Rápidamente volvía la velocidad con la que las carrozas deberían hacer todo el recorrido. Caramelos, confeti, pequeño juguetes hacía sonreir a todos los niños que se congregaron durante todo el recorrido que en los primeros momentos de la tarde quería poner rallitos de esperanza o más bien sol para iluminar la pururina y brillo de las carrozas bellamente adornadas.

A las 18 horas se colocaba la comitiva entera entre la Ronda de Capuchinos y la calle Muñoz León con un tiempo de paso aproximado de 25 minutos. Todo fue fe ante la Señora de Sevilla, los Reyes y personajes de la ilusión quisieron hacerle entrega de presentes a la Esperanza Macarena que tras su arco vio pasar un año más tal magno desfile colorista.

La Alameda recibía a la Diosa Palas Atenea, haciendo gala de ser la divinidad de la sabiduría mientras se llenaban de luz todas las carrozas. Otra visión totalmente diferente, ver la cabalgata de noche llena de luz y magia.

La juvenil de Los Gitanos, interpretaba el más festivo repertorio con su "Verano Mix" haciendo bailar a todos, mientras que el rey Gaspar tuvo un pequeño susto por las calles más estrechas del centro de la ciudad.

Triana, puente y aparte, todo era un desborde en sus balcones adornados con globos y recibiendo a sus majestades con papelillos. El paso se aceleraba aún más ya desde Reyes Católicos y el puente de Triana que se convertía en una bella estampa de luz y color a su paso. La puerta de la Capillita de la Estrella abierta al paso sus tres Reyes Magos, no cabía ni un alma en la calle San Jacinto y tampoco en Pagés del Corro, aspecto que se repetía prácticamente desde la salida, este año pese al mal tiempo que se auguraba Sevilla se volvió a echar a la calle. La AM Virgen de los Reyes, no defraudó como siempre en su pasacalles haciendo cantar al público con "Me gusta mi Triana".

Por el Puente de los Remedios, el frente lluvioso comenzó a dejar precipitaciones. Era pues de esperar que al rededor de esa hora las 20h de la tarde comenzara y así lo hizo, músicos, niños y policía de gala con chubasqueros y a paso rápido llegó el cortejo por el paseo de las Delicias a su entrada.

Sevilla y el Ateneo volvieron a escribir otra página dorada en la historia de esta ciudad, haciendo una Cabalgata fugaz pero llena de ilusión.

Redacción: David Campos Navarro / @DCamp99
Víctor M. Cascales Vallejo / @victorm_cv

Fotografía: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina

La Ilusión Fugaz

Un nuevo ilusionante 5 de Enero amanecía en la ciudad de Sevilla. Al contrario de otros años, la meteorología había sido el tema central durante esta semana y eso motivó a una importante cantidad de Cabalgatas de los pueblos de la provincia a cambiar su día de salida del 5 al 4 de Enero. Sin embargo, la Institución del Ateneo se mantuvo firme la tradición que lleva realizando más de 100 años con la llegada de SS.MM. Los Reyes Magos de Oriente.

Con el cielo encapotado y media hora antes de su horario oficial salía la comitiva que abría paso con la A.M. Veterana de Sevilla. A poco de salir la Estrella de la Ilusión, a la altura de los juzgados, el cortejo sufría un parón de aproximadamente 15 minutos ya que tuvieron que reorganizarse algunas carrozas tras salir en el orden no correspondiente. Rápidamente volvía la velocidad con la que las carrozas deberían hacer todo el recorrido. Caramelos, confeti, pequeño juguetes hacía sonreir a todos los niños que se congregaron durante todo el recorrido que en los primeros momentos de la tarde quería poner rallitos de esperanza o más bien sol para iluminar la pururina y brillo de las carrozas bellamente adornadas.

A las 18 horas se colocaba la comitiva entera entre la Ronda de Capuchinos y la calle Muñoz León con un tiempo de paso aproximado de 25 minutos. Todo fue fe ante la Señora de Sevilla, los Reyes y personajes de la ilusión quisieron hacerle entrega de presentes a la Esperanza Macarena que tras su arco vio pasar un año más tal magno desfile colorista.

La Alameda recibía a la Diosa Palas Atenea, haciendo gala de ser la divinidad de la sabiduría mientras se llenaban de luz todas las carrozas. Otra visión totalmente diferente, ver la cabalgata de noche llena de luz y magia.

La juvenil de Los Gitanos, interpretaba el más festivo repertorio con su "Verano Mix" haciendo bailar a todos, mientras que el rey Gaspar tuvo un pequeño susto por las calles más estrechas del centro de la ciudad.

Triana, puente y aparte, todo era un desborde en sus balcones adornados con globos y recibiendo a sus majestades con papelillos. El paso se aceleraba aún más ya desde Reyes Católicos y el puente de Triana que se convertía en una bella estampa de luz y color a su paso. La puerta de la Capillita de la Estrella abierta al paso sus tres Reyes Magos, no cabía ni un alma en la calle San Jacinto y tampoco en Pagés del Corro, aspecto que se repetía prácticamente desde la salida, este año pese al mal tiempo que se auguraba Sevilla se volvió a echar a la calle. La AM Virgen de los Reyes, no defraudó como siempre en su pasacalles haciendo cantar al público con "Me gusta mi Triana".

Por el Puente de los Remedios, el frente lluvioso comenzó a dejar precipitaciones. Era pues de esperar que al rededor de esa hora las 20h de la tarde comenzara y así lo hizo, músicos, niños y policía de gala con chubasqueros y a paso rápido llegó el cortejo por el paseo de las Delicias a su entrada.

Sevilla y el Ateneo volvieron a escribir otra página dorada en la historia de esta ciudad, haciendo una Cabalgata fugaz pero llena de ilusión.

Redacción: David Campos Navarro / @DCamp99
Víctor M. Cascales Vallejo / @victorm_cv

Fotografía: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina