Pongámonos en situación. Todo ha sido como un sueño, se te ha hecho corto pero aún lo sigues recordando por lo que te impactó. Cuando nos dimos cuenta de dónde estábamos, ya era tarde. Pasó tan rápido que no dio tiempo a saborearla por completo y ahora la vemos alejándose como cuando pasa la Soledad de San Lorenzo. Y con ella no queda nada, solo la Esperanza de ver unas túnicas blancas, como las de la Borriquita, por la calle San Luis cuando la luz haya vencido a las tinieblas y la divina madera que tallaran las manos de Buiza anuncien que la espera vuelve a empezar.

Permítanme que después de este sueño, me sitúe ante la inmensidad de una hoja en blanco, dispuesto a dejar por escrito lo que fue, y lo que podía haber sido, pero no fue... Desde la posición, si me lo permiten ustedes, de la figura de nuestro Presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías de nuestra ciudad. Un sendero de la memoria por el que pasaremos por las luces y sombras de la Semana Santa Sevillana.

Comencemos dando gracias a San Pedro por el tiempo que nos ha regalado, a pesar de lo que predijeron las cabañuelas y de los titulares que se podían leer en algunos medios como "Semana Santa de Taquicardia", el año en que hagan una predicción buena, toquemos madera... Y para frenar el calor de ese Sol, mucha agua, como la que proporcionó EMASESA a muchos de los Cortejos. Chapó a esta empresa, que por ponerle alguna pega, algún puesto más faltó en cofradías como el Polígono de San Pablo, que al transitar durante muchas horas y por grandes avenidas. sufrieron mucho.

Cambio. Un cambio es lo que necesita hoy nuestra Semana Santa, en horarios, días o puestos... Una pena que por prototipos que se han ido inculcando en la sociedad sevillana, estemos anclados solo a lo que conocemos. No estaría mal abrir una vía de acceso por la calle Laraña, para empezar ahí también la Campana. El orden de llegada de las Cofradías que conocemos, no tiene ni 100 años. No sería raro dejar a las cofradías que traigan más bulla al principio de la Jorna
da o que la Madrugá tomase un carácter más serio con cofradías de cola como la Mortaja, o ver a la última cofradía de Triana un Sábado Santo.

Sobre música teníamos que hablar, y es que ha habido grandes novedades durante la Cuaresma y la Semana Santa, como la incorporación de Rosario de Cádiz tras el Crucificado de la Hermandad de la Sed o la interpretación de la Banda de CC. TT.  "Stmo. Cristo de la Sangre" al misterio y al palio de su Hermandad.
Ha habido gran cantidad de estrenos en las diferentes formaciones musicales; en CC.TT. podemos destacar "Lux Aeterna" por parte de las Cigarreras o la adaptación de "Sarabande" de Haendel por Las Tres Caídas; en las Bandas de Música podemos destacar la composición para el Pregón como es "Esperanza de Vida" o "La Virgen de los Desamparados" que bebe del estilo de Manuel López Farfán. Un dato, en la Hermandad de San Esteban parecía que volvíamos 50 años atrás ya que se podía escuchar tras el palio, un repertorio elegido a dedo de no más de 20 marchas que se fueron repitiendo durante la estación de penitencia, alguna ¡hasta 7 veces!

Sillas y vallas, vallas y sillas... eran los dos quebraderos de cabeza que tenía el sevillano para poder cómodamente una cofradía y a la vez para no quedarte encerrado en esa ratonera entre la Carrera Oficial, Cuesta del Bacalao, Francos y Cuesta del Rosario... mientras que no te cruzases con una bulla que viniera de ver Santa Marta o el típico que lleva tres horas allí sentado y no te deja pasar porque se cree que la calle es suya. Y esto es lo que provoca que la gente y los nazarenos se caigan y tengamos un centenar de heridos cuando ocurren las ya habituales carreritas... 

Y si, por fin Sevilla resucitó... a la última Cofradía de nuestra Semana Santa le supo a Gloria el cambio de hora, mucho más público en las calles se notó desde la Salida, en la Plaza de la Campana recibió multitud de aplausos, los aledaños de la Catedral sirvieron para que los turistas de otros países que acababan de llegar, conocieran de primera mano lo que había acontecido en la ciudad, la Cuesta del Rosario celebro por todo lo alto los 25 años de la Virgen con una gran petalada a los sones de "Reina de Triana"... El regreso que se merecía esta Hermandad y Sevilla para terminar la semana más grande.