Corría el año 1617 cuando el maestro Juan Martínez Montañés (Jaén 1568 - Sevilla 1649), a golpe de gubia, fue modelando al Santísimo Cristo de los Desamparados.

Imagen considerada por muchos, como el profesor José Hernández Díaz, como una de las obras culmen del imaginero andaluz, la cual llega incluso a ser comparada con el Cristo de los Cálices o de la Clemencia de la Catedral de nuestra mariana ciudad pero, sobre todo, comparado con el Cristo del Auxilio que reside en la Catedral de Lima con el que guarda gran semejanza.

La escultura, que cuenta con 175cm de altura, pertenece a la serie de crucificados que hizo Montañés, este en concreto una vez muerto en la cruz. Según los estudios realizados, la proyección teológica implantada por el maestro en el crucificado o la anatomía desarrollada es de gran valor.

Entre los años 1852 y 1915 la hermandad de la Sagrada Lanzada reside en el Convento del Santo Ángel, años en los que el crucificado pasa a ser titular de la Hermandad debido a la cesión del mismo mientras durara su residencia en el Santo Ángel por parte del Sacerdote rector del templo. Sin embargo con la llegada, de nuevo, de los frailes carmelitas comienza la disputa por la talla, disputa que llevó a la expulsión de la Hermandad de la iglesia en el año 1915, año en el que, como se ha mencionado anteriormente se desvincula la imagen de la cofradía del Miércoles Santo.

Este próximo sábado 10 de junio tendremos la oportunidad de disfrutar durante unas horas en la calle de esta magnifica obra que para muchos pasa desapercibido en un altar del Santo Ángel.


Fotografías: Ángel Martín /  @AngelMartin98

La joya escondida de Martínez Montañés

Corría el año 1617 cuando el maestro Juan Martínez Montañés (Jaén 1568 - Sevilla 1649), a golpe de gubia, fue modelando al Santísimo Cristo de los Desamparados.

Imagen considerada por muchos, como el profesor José Hernández Díaz, como una de las obras culmen del imaginero andaluz, la cual llega incluso a ser comparada con el Cristo de los Cálices o de la Clemencia de la Catedral de nuestra mariana ciudad pero, sobre todo, comparado con el Cristo del Auxilio que reside en la Catedral de Lima con el que guarda gran semejanza.

La escultura, que cuenta con 175cm de altura, pertenece a la serie de crucificados que hizo Montañés, este en concreto una vez muerto en la cruz. Según los estudios realizados, la proyección teológica implantada por el maestro en el crucificado o la anatomía desarrollada es de gran valor.

Entre los años 1852 y 1915 la hermandad de la Sagrada Lanzada reside en el Convento del Santo Ángel, años en los que el crucificado pasa a ser titular de la Hermandad debido a la cesión del mismo mientras durara su residencia en el Santo Ángel por parte del Sacerdote rector del templo. Sin embargo con la llegada, de nuevo, de los frailes carmelitas comienza la disputa por la talla, disputa que llevó a la expulsión de la Hermandad de la iglesia en el año 1915, año en el que, como se ha mencionado anteriormente se desvincula la imagen de la cofradía del Miércoles Santo.

Este próximo sábado 10 de junio tendremos la oportunidad de disfrutar durante unas horas en la calle de esta magnifica obra que para muchos pasa desapercibido en un altar del Santo Ángel.


Fotografías: Ángel Martín /  @AngelMartin98