Llegó el día esperado por todos, el día marcado en el calendario, el día en el que parece que comienza un nuevo año. Tantas eran las ganas, que incluso comenzó antes, con algunos minutos de adelanto salió la Cruz de Guía de la Paz, Hermandad que tras la Coronación de su Titular ha crecido exponencialmente en el número de nazarenos. Echamos de menos, su escuadrón a caballo, que este año tras diferentes problemas con el seno de la Hermandad, tras no participar en pasadas fechas con los traslados por la Coronación no han acompañado a su Hermandad este Domingo de Ramos.

De nuevo Alex Ortiz, Romance en el Porvenir, Virgen de la Paz y petalá, fueron testigos de la salida de esta Hermandad que derrocha blancor por todo su recorrido especialmente a la vuelta cuando regresa por la Plaza de España ya con la noche caída y todo es blanco desde la Cruz de Guía a la cola del manto de la Santísima Virgen de la Paz. La Sagrada Entrada, el Amor en su primera parte, puntual salía del Salvador, mucho público al igual que en Molviedro, con un Cristo que con el izquierdo por delante ensancha cada alma y corazón, gran unión de banda y costaleros con la A.M. Virgen de los Reyes que de nuevo vuelve a demostrar su perfección.

Sol de justicia, el mismo Sol que tocaba tras la Borriquita en Campana con sones clásicos como "Soledad de San Pablo", la jornada avanzaba como siempre, de ensueño, la Cena por Gerona, un misterio que no hace falta cambios para que arranque aplausos del público, el Cristo de la Humildad y Paciencia el gran descubrimiento tras hace varios años presidir el Vía Crucis de las Hermandades y como no, el dulce palio, rosa, morado y rojo, colores que se conjugan a la perfección con la bella Virgen del Subterráneo.

De nuevo, los aforamientos, eso si, este año las vallas mas cerca que el año pasado, pero con demasiado espacio sin público, nos pudimos dar cuenta en la Cuesta del Bacalao, Cuesta del Rosario o incluso en la calle Alcázares a la vuelta de la Amargura con una incomprensible falta de público.

La Hiniesta en Doña María Coronel, una delicia y para delicia, el tul, magnífica lucía la dolorosa de San Roque, con un tul regalado por sus camareras y que estrenaba para la ocasión. Si hablabamos de sol, también por ende lo hacemos de la luz, la misma que acompañó en su salida a la Amargura, y hasta bien entrada en la calle Feria. Entró con algunos minutos de retraso este palio al igual que el de la Hermandad de la Estrella, que hizo un esfuerzo titánico por cumplir los horarios en un difícil Domingo de Ramos. El Amor finalizó una jornada donde cada sevillano de nuevo renovamos nuestras ilusiones.

Crónicas de la Semana Santa 2017. Domingo de Ramos: Ilusiones renovadas

Llegó el día esperado por todos, el día marcado en el calendario, el día en el que parece que comienza un nuevo año. Tantas eran las ganas, que incluso comenzó antes, con algunos minutos de adelanto salió la Cruz de Guía de la Paz, Hermandad que tras la Coronación de su Titular ha crecido exponencialmente en el número de nazarenos. Echamos de menos, su escuadrón a caballo, que este año tras diferentes problemas con el seno de la Hermandad, tras no participar en pasadas fechas con los traslados por la Coronación no han acompañado a su Hermandad este Domingo de Ramos.

De nuevo Alex Ortiz, Romance en el Porvenir, Virgen de la Paz y petalá, fueron testigos de la salida de esta Hermandad que derrocha blancor por todo su recorrido especialmente a la vuelta cuando regresa por la Plaza de España ya con la noche caída y todo es blanco desde la Cruz de Guía a la cola del manto de la Santísima Virgen de la Paz. La Sagrada Entrada, el Amor en su primera parte, puntual salía del Salvador, mucho público al igual que en Molviedro, con un Cristo que con el izquierdo por delante ensancha cada alma y corazón, gran unión de banda y costaleros con la A.M. Virgen de los Reyes que de nuevo vuelve a demostrar su perfección.

Sol de justicia, el mismo Sol que tocaba tras la Borriquita en Campana con sones clásicos como "Soledad de San Pablo", la jornada avanzaba como siempre, de ensueño, la Cena por Gerona, un misterio que no hace falta cambios para que arranque aplausos del público, el Cristo de la Humildad y Paciencia el gran descubrimiento tras hace varios años presidir el Vía Crucis de las Hermandades y como no, el dulce palio, rosa, morado y rojo, colores que se conjugan a la perfección con la bella Virgen del Subterráneo.

De nuevo, los aforamientos, eso si, este año las vallas mas cerca que el año pasado, pero con demasiado espacio sin público, nos pudimos dar cuenta en la Cuesta del Bacalao, Cuesta del Rosario o incluso en la calle Alcázares a la vuelta de la Amargura con una incomprensible falta de público.

La Hiniesta en Doña María Coronel, una delicia y para delicia, el tul, magnífica lucía la dolorosa de San Roque, con un tul regalado por sus camareras y que estrenaba para la ocasión. Si hablabamos de sol, también por ende lo hacemos de la luz, la misma que acompañó en su salida a la Amargura, y hasta bien entrada en la calle Feria. Entró con algunos minutos de retraso este palio al igual que el de la Hermandad de la Estrella, que hizo un esfuerzo titánico por cumplir los horarios en un difícil Domingo de Ramos. El Amor finalizó una jornada donde cada sevillano de nuevo renovamos nuestras ilusiones.