La Niña del Arenal, María Santísima de Guadalupe cumple 50 años y su Hermandad lo ha conmemorado de mucha solemnidad, todo en su justa medida. Un besamanos extraordinario en la Parroquia del Sagrario de la Catedral. 

La Virgen de Guadalupe fue trasladada a la Parroquia del Sagrario en la tarde del viernes 17 de febrero, que a pesar de ser un día laborable y hora temprana de la tarde un notable público de cofrades, hermanos y devotos se agolpaban en la Salida de la Capilla del Rosario. Un traslado que no duro más de una hora, luciendo la Virgen la saya de salida y manto de camarín de la Virgen de los Ángeles de la Hermandad de los Negritos. 

La Virgen amanecía el sábado en Besamanos en el altar mayor del Sagrario sin mucha parafernalia, siendo el eje central de todas las miradas luciendo tal y como fue bendecida hace 50 años por su vestidor en aquel entonces Fernand, pero ahora por su vestidor, Antonio Bejarano. Estando expuesta durante todo el sábado y la mañana del domingo donde se celebro Solemne Función, realizándose por la tarde el regreso a casa, con la misma solemnidad que la vuelta luciendo la dolorosa al igual que en el Besamanos. 

Los hermanos de las Aguas han vivido un fin de semana para el recuerdo, siendo palpable en los rostros de cada uno de ellos que les vencía la emoción por el sueño cumplido.

Fotografía: Mariano Moreno Cabrera y Víctor Manuel Cascales Vallejo. 



Así se vivieron los 50 años de la Virgen de Guadalupe

La Niña del Arenal, María Santísima de Guadalupe cumple 50 años y su Hermandad lo ha conmemorado de mucha solemnidad, todo en su justa medida. Un besamanos extraordinario en la Parroquia del Sagrario de la Catedral. 

La Virgen de Guadalupe fue trasladada a la Parroquia del Sagrario en la tarde del viernes 17 de febrero, que a pesar de ser un día laborable y hora temprana de la tarde un notable público de cofrades, hermanos y devotos se agolpaban en la Salida de la Capilla del Rosario. Un traslado que no duro más de una hora, luciendo la Virgen la saya de salida y manto de camarín de la Virgen de los Ángeles de la Hermandad de los Negritos. 

La Virgen amanecía el sábado en Besamanos en el altar mayor del Sagrario sin mucha parafernalia, siendo el eje central de todas las miradas luciendo tal y como fue bendecida hace 50 años por su vestidor en aquel entonces Fernand, pero ahora por su vestidor, Antonio Bejarano. Estando expuesta durante todo el sábado y la mañana del domingo donde se celebro Solemne Función, realizándose por la tarde el regreso a casa, con la misma solemnidad que la vuelta luciendo la dolorosa al igual que en el Besamanos. 

Los hermanos de las Aguas han vivido un fin de semana para el recuerdo, siendo palpable en los rostros de cada uno de ellos que les vencía la emoción por el sueño cumplido.

Fotografía: Mariano Moreno Cabrera y Víctor Manuel Cascales Vallejo.