La junta de gobierno de la Hermandad de las Aguas reunida en cabildo de oficiales, ha decidido celebrar cultos extraordinarios con motivo del L Aniversario de la bendición de su dolorosa, María Santísima de Guadalupe. Serán a partir del próximo año, en 2017, que es cuando se cumple dicha efemeride.

Se celebrará un Solemne y devoto Besamanos durante los días 18 y 19 de febrero, donde este último día se celebrará también una Solemne Función en su honor.

Estos ambos cultos serán el principio de los actos que la corporación del Arenal tiene previstos celebrar a lo largo del próximo año, que irán anunciando conforme se vayan acercando.

Imagen 

La Virgen de Guadalupe es tallada por el escultor Luis Álvarez Duarte en el año 1965, aunque no es adquirida por la Hermandad hasta el año 1967, bendiciéndose el 19 de febrero de ese mismo año, en la Parroquia de San Bartolomé.

La imagen es tallada con madera de ciprés, en la que destacan sus rasgos juveniles y la expresión de su mirada, aguardando una gran belleza, pasando a ser unas de las grandes dolorosas de la ciudad, a la que se le llama cariñosamente, la Niña del Arenal.

Fotografía: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina

Besamanos extraordinario en febrero para la Virgen de Guadalupe

La junta de gobierno de la Hermandad de las Aguas reunida en cabildo de oficiales, ha decidido celebrar cultos extraordinarios con motivo del L Aniversario de la bendición de su dolorosa, María Santísima de Guadalupe. Serán a partir del próximo año, en 2017, que es cuando se cumple dicha efemeride.

Se celebrará un Solemne y devoto Besamanos durante los días 18 y 19 de febrero, donde este último día se celebrará también una Solemne Función en su honor.

Estos ambos cultos serán el principio de los actos que la corporación del Arenal tiene previstos celebrar a lo largo del próximo año, que irán anunciando conforme se vayan acercando.

Imagen 

La Virgen de Guadalupe es tallada por el escultor Luis Álvarez Duarte en el año 1965, aunque no es adquirida por la Hermandad hasta el año 1967, bendiciéndose el 19 de febrero de ese mismo año, en la Parroquia de San Bartolomé.

La imagen es tallada con madera de ciprés, en la que destacan sus rasgos juveniles y la expresión de su mirada, aguardando una gran belleza, pasando a ser unas de las grandes dolorosas de la ciudad, a la que se le llama cariñosamente, la Niña del Arenal.

Fotografía: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina