En el día de ayer lunes 28 de noviembre terminaron los cultos extraordinarios de los 400 años de la fusión de la Hermandad de las Tres Caídas y la Hermandad de la Esperanza del barrio de Triana con el Traslado de vuelta a su Capilla desde la Parroquia de Santa Ana.

Todo comenzaba el mes de octubre cuando el tercer fin de semana ambas imágenes, el Santísimo Cristo de las Tres Caídas y de Nuestra Señora de la Esperanza protagonizaban un Besamanos conjunto en un altar con mucho nivel que montó la priostía de la corporación para dicha ocasión, donde se pudo ver al Señor de las Tres Caídas al fondo y delante la imagen de la Virgen de la Esperanza.

Entrado el mes de noviembre, el pasado sábado 19 de noviembre, los titulares eran trasladados en andas a la Catedral de Triana, a la Real Parroquia de Santa Ana para celebrar el Triduo extraordinario, discurriendo por el camino más corto: Pureza y Vázquez de Leca, donde no cabía un alfiler a pesar de ser un traslado que duro menos de una hora, donde la Virgen de la Esperanza fue sorprendida por una lluvia de pétalos a la entrada en la Parroquia.

Del 23 al 25 de noviembre se celebró un Triduo extraordinario, donde se podía ver un altar sencillo que conformaban las dos imágenes, la Virgen de la Esperanza presidiendo estando a la altura de Seña Santa Ana y el Santísimo Cristo de las Tres Caídas abajo. Se cambiaba la posición de las mismas respecto al besamanos. El sábado 26 de noviembre cerró este culto extraordinario una Función Solemne presidida por el Arzobispo de Sevilla, D. Juan José Asenjo Pelegrina.

El Traslado de la Capilla se realizó en el día de ayer lunes 28 de noviembre, atrasado un día, ya que se tenía que haber realizado el domingo pero debido a las altas precipitaciones que se registraban en la ciudad, la junta de gobierno de la corporación decidió el sábado aplazarlo para el lunes por la tarde.

Se perdió una estampa histórica, que era ver el traslado con la luz del sol pero igualmente se disfrutó una vez más con dichas imágenes que tanto conmueven en Sevilla y en el barrio de Triana, donde de nuevo como en el de ida, no se cabía y recorrió más calles. Un público que guardaba silencio al paso de las mismas. Todo era recogimiento.

La Virgen de la Esperanza fue sorprendida por dos lluvia de pétalos, una en la esquina de Vázquez de Leca con Pelay Correa, nada más salir y la otra en la esquina de Fabie con Pureza, donde en ese mismo lugar la recibió el Cristo de las Tres Caídas, también. Todo acompañado con un silencio absoluto.

Eran las nueve y media cuando la Virgen entraba en su Capilla y el coro de la Hermandad alzaba su voz llegando a interpretar está dos sevillanas dedicadas. El acto terminaba con el rezo del Padre Nuestro Caído y la Salve.

La Hermandad de la Esperanza de Triana ha regalado una Cuaresma adelantada a Sevilla y al barrio de Triana.

Fotografía: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina

Tres Caídas y una Esperanza, cuatro siglos de Fe

En el día de ayer lunes 28 de noviembre terminaron los cultos extraordinarios de los 400 años de la fusión de la Hermandad de las Tres Caídas y la Hermandad de la Esperanza del barrio de Triana con el Traslado de vuelta a su Capilla desde la Parroquia de Santa Ana.

Todo comenzaba el mes de octubre cuando el tercer fin de semana ambas imágenes, el Santísimo Cristo de las Tres Caídas y de Nuestra Señora de la Esperanza protagonizaban un Besamanos conjunto en un altar con mucho nivel que montó la priostía de la corporación para dicha ocasión, donde se pudo ver al Señor de las Tres Caídas al fondo y delante la imagen de la Virgen de la Esperanza.

Entrado el mes de noviembre, el pasado sábado 19 de noviembre, los titulares eran trasladados en andas a la Catedral de Triana, a la Real Parroquia de Santa Ana para celebrar el Triduo extraordinario, discurriendo por el camino más corto: Pureza y Vázquez de Leca, donde no cabía un alfiler a pesar de ser un traslado que duro menos de una hora, donde la Virgen de la Esperanza fue sorprendida por una lluvia de pétalos a la entrada en la Parroquia.

Del 23 al 25 de noviembre se celebró un Triduo extraordinario, donde se podía ver un altar sencillo que conformaban las dos imágenes, la Virgen de la Esperanza presidiendo estando a la altura de Seña Santa Ana y el Santísimo Cristo de las Tres Caídas abajo. Se cambiaba la posición de las mismas respecto al besamanos. El sábado 26 de noviembre cerró este culto extraordinario una Función Solemne presidida por el Arzobispo de Sevilla, D. Juan José Asenjo Pelegrina.

El Traslado de la Capilla se realizó en el día de ayer lunes 28 de noviembre, atrasado un día, ya que se tenía que haber realizado el domingo pero debido a las altas precipitaciones que se registraban en la ciudad, la junta de gobierno de la corporación decidió el sábado aplazarlo para el lunes por la tarde.

Se perdió una estampa histórica, que era ver el traslado con la luz del sol pero igualmente se disfrutó una vez más con dichas imágenes que tanto conmueven en Sevilla y en el barrio de Triana, donde de nuevo como en el de ida, no se cabía y recorrió más calles. Un público que guardaba silencio al paso de las mismas. Todo era recogimiento.

La Virgen de la Esperanza fue sorprendida por dos lluvia de pétalos, una en la esquina de Vázquez de Leca con Pelay Correa, nada más salir y la otra en la esquina de Fabie con Pureza, donde en ese mismo lugar la recibió el Cristo de las Tres Caídas, también. Todo acompañado con un silencio absoluto.

Eran las nueve y media cuando la Virgen entraba en su Capilla y el coro de la Hermandad alzaba su voz llegando a interpretar está dos sevillanas dedicadas. El acto terminaba con el rezo del Padre Nuestro Caído y la Salve.

La Hermandad de la Esperanza de Triana ha regalado una Cuaresma adelantada a Sevilla y al barrio de Triana.

Fotografía: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina