Un nuevo 17 de julio volvió a Sevilla. El día posterior a la onomástica de Nuestra Señora del Carmen la calle Rioja y la Comunidad de Carmelitas Descalzos realiza la procesión con la bendita imagen del Carmen.

Puntual, a las 20:45h se abrían las puertas del Santo Ángel para iniciar la Solemne Procesión, con una calle llena de público que conforme iban pasando las horas con más afluencia acudió a ver la salida procesional.

Bellísima lucía Nuestra Señora del Carmen en todo su esplendor afianzando un año más esta procesión ya tan querida en Sevilla. Le antecedía el Misterio de las Transverberación de Santa Teresa de Jesús. La santa mística y el Ángel que fueran tallados por Romero Zafra para esta Archicofradía.

Momentos inolvidables que pudimos vivir, como la petalá organizada por el Grupo Joven, uno de los más activos de Sevilla, así como el paso por estrechas calles del entorno del Museo de Bellas Artes, simplemente para deleitarse acompañada por el hermoso repertorio que la Sociedad Filarmónica de Nuestra Señora de la Oliva de Salteras interpretó, con marcha como "El Dulce Nombre" de Farfán, "La Sangre y la Gloria" o "Jerusalem" entre otras.

Al filo de la media noche, la procesión volvió de nuevo al templo Carmelita cerrando así los cultos en honor a Nuestra Señora del Carmen.

Fotografía: Víctor Manuel Cascales Vallejo / @victorm_cv