Grandiosa, la Reina del Cielo, así los devotos y hermanos de la Virgen de la Soledad de Castilleja de la Cuesta, nombraban a la Virgen. Un día grande en la localidad sevillana, llegaba el momento de Coronar una de las devociones más fuertes del Aljarafe, el pasado sábado 18 de junio.

Con un silencio de película, todo comenzaba a las 19:30 horas, cuando la Virgen de la Soledad salía de la Parroquia y se dirigía al altar de Coronación, allí en la misma Plaza, la Plaza de Santiago. Media hora después, comenzaba la Misa Pontifical presidida por el Sr. Arzobispo de Sevilla, D. Juan José Asenjo, que puso su fin entorno a las diez y media de la noche. 

Pesé a las altas temperaturas que hacían en la tarde-noche del sábado, allí estuvieron los 1.200 hermanos con los que cuenta la corporación, en la actualidad, contemplando a su Virgen de la Soledad como era coronada, bajo un grandisimo dosel de color rojo, que en la parte superior del mismo se recogía el lema "Tú, Reina del Cielo". Un acto histórico, el más importante dicen los hermanos de Santiago. 

El momento cumbre de la Misa, era la imposición de la Corona "La Grandiosa", a la Santísima Virgen de manos de Juan José Asenjo ayudado por el párroco de la Hermandad y el vestidor de la imagen. Acompañado de una gran traca de cohetes, que hacía recalcar el momento. 

Una vez finalizada la Misa Pontifical, sobre las once de la noche, comenzaba la Procesión Extraordinaria o de Acción de Gracias, sin hora de llegada de nuevo a la sede canónica. Hasta que la Virgen quisiera, y así fue la Soledad Coronada, entro a las siete de la mañana del domingo en su templo, con las primeras luces del alba y el canto de los pájaros. 

Una procesión extraordinaria, que contó con gran afluencia de público, hasta bien entrada la noche, que la Virgen era acompañada de sus hermanos y vecinos, donde también estuvo presente el cantaor Manuel Cuevas, que deleito con un par de saetas durante el recorrido, dejando boqueabierto a todo el mundo. Habitual en él. 

Una noche de ensueño en la localidad Aljarafeña, con vítores, emociones, petalás, cohetes, sevillanas, saetas y con los sones inconfundibles de la Banda de Música de Santa Ana, de Dos Hermanas.

Fotografía: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina

Castilleja de la Cuesta. Un Sueño: Soledad Coronada

Grandiosa, la Reina del Cielo, así los devotos y hermanos de la Virgen de la Soledad de Castilleja de la Cuesta, nombraban a la Virgen. Un día grande en la localidad sevillana, llegaba el momento de Coronar una de las devociones más fuertes del Aljarafe, el pasado sábado 18 de junio.

Con un silencio de película, todo comenzaba a las 19:30 horas, cuando la Virgen de la Soledad salía de la Parroquia y se dirigía al altar de Coronación, allí en la misma Plaza, la Plaza de Santiago. Media hora después, comenzaba la Misa Pontifical presidida por el Sr. Arzobispo de Sevilla, D. Juan José Asenjo, que puso su fin entorno a las diez y media de la noche. 

Pesé a las altas temperaturas que hacían en la tarde-noche del sábado, allí estuvieron los 1.200 hermanos con los que cuenta la corporación, en la actualidad, contemplando a su Virgen de la Soledad como era coronada, bajo un grandisimo dosel de color rojo, que en la parte superior del mismo se recogía el lema "Tú, Reina del Cielo". Un acto histórico, el más importante dicen los hermanos de Santiago. 

El momento cumbre de la Misa, era la imposición de la Corona "La Grandiosa", a la Santísima Virgen de manos de Juan José Asenjo ayudado por el párroco de la Hermandad y el vestidor de la imagen. Acompañado de una gran traca de cohetes, que hacía recalcar el momento. 

Una vez finalizada la Misa Pontifical, sobre las once de la noche, comenzaba la Procesión Extraordinaria o de Acción de Gracias, sin hora de llegada de nuevo a la sede canónica. Hasta que la Virgen quisiera, y así fue la Soledad Coronada, entro a las siete de la mañana del domingo en su templo, con las primeras luces del alba y el canto de los pájaros. 

Una procesión extraordinaria, que contó con gran afluencia de público, hasta bien entrada la noche, que la Virgen era acompañada de sus hermanos y vecinos, donde también estuvo presente el cantaor Manuel Cuevas, que deleito con un par de saetas durante el recorrido, dejando boqueabierto a todo el mundo. Habitual en él. 

Una noche de ensueño en la localidad Aljarafeña, con vítores, emociones, petalás, cohetes, sevillanas, saetas y con los sones inconfundibles de la Banda de Música de Santa Ana, de Dos Hermanas.

Fotografía: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina