Apenas haber despertado del sueño que hemos vivido, todo espacio en nuestra mente está llena de recuerdos, momentos, instantes y pensamientos de esa semana mágica que cada sevillano ha guardado en la retina de sus ojos como uno de los momentos más esperados del año que ahora nos ponemos a hacer balance de lo sucedido este año.

Si por algo tenemos que comenzar que sea por lo que se ha lucido menos este año como ha sido el vallado de algunos puntos claves y sitios emblemáticos de nuestra ciudad que por un lado ha aliviado de empujones, codazos y pisotones al cuerpo de nazarenos ante esta masificación de la Semana Santa que se está produciendo en las últimas décadas pero a su vez impide que el público se empape de las cofradías.

El respeto que ofrece el público sevillano deja mucho que desear. Muchas personas no saben callarse en los momentos más oportunos como puede ser el paso de una cofradía de ruán o al sonido de la voz de un saetero, o por ejemplo soltar el teléfono móvil como se pudo ver en la entrada desde dentro de la cofradía de la Mortaja, donde esos instantes eran estropeados por la cantidad de molestos "flashes" por personas que ignoraban las indicaciones que ofrecía la Hermandad, un momento que con el paso de los años, podemos llegar a perder.

Comenzaba la semana mayor en los barrios de la ciudad, el Viernes de Dolores existía inestabilidad pero las Hermandades no le daban mucha importancia, sabían que había riesgo pero todas decidieron echarse a la calle, todo escurrió con normalidad hasta que se hizo de noche y una leve lluvia que se postraba en la ciudad, asusto a los cofrades de las Hermandades y se alzo el nerviosismo, y todas acortaron recorrido del previsto. Los cofrades de sevilla y todo el que estuviera con las cofradías del Viernes Dolores, pudo disfrutar de ella.

Sábado de Pasión, se levantaba con nubes pero que asustaban en cuanto a precipitaciones, aunque si existía algún riesgo. En el barrio de Padre Pío que la cofradía se estrenaba en esta jornada ya que antes lo hacía el Viernes de Dolores al mediodía a la hora prevista de su salida, se echo a la calle y a la altura de la SE-30 cuando iban en busca del barrio del Cerro del Águila les hicieron llegar un parte meteorológico con un frente, todavía los cofrades no lo llegamos de entender. La Cofradía se volvía a su sede canónica. Sevilla también tenía la mirada puesta en el barrio de Ciudad Jardín, un día grande, se estrenaba la cofradía como Hermandad de Penitencia. Allí todo era ilusión, emoción y ganas de salir a la calle, y así lo hicieron, comenzaron a salir los primeros nazarenos de la Milagrosa. Una  Hermandad, que cada día tiene más tirón entre los cofrades. El barrio de San José Obrero, Torreblanca, Alcosa, pudieron disfrutar de sus Hermandades sin ningún tipo de problema.

Pasemos a lo bueno, quizás sin el valor que tuvo la Hermandad de la Paz a echarse a la calle, el  Domingo de Ramos hubiera sido diferente, con menos cofradías en la calle. Ya que se dice que la decisión de la primera, influye mucho en la decisión de las demás. Todas las Hermandades pidieron prorroga para tomar una decisión, ante la existencia de inestabilidad. La Paz se echaba a la calle, llegaba la hora de la Borriquita, la cual opto por salir por la noche junto al cortejo del Amor, estampa que se volvió a repetir tras el año 2012, Jesús Despojado, la Hiniesta y la Cena decidieron salir y conforme llegaba la tarde y la segunda parte del Domingo de Ramos, todas se echaron a la calle. Las cofradías marchaban con algo de celeridad, para recuperar el horario y por las que entraban a la hora más tardía y bien entrada la madrugada los partes meteorológicos apuntaban a que llovía, y así fue, entrando el palio de la Virgen del Socorro, comenzó a llover. Todas las Hermandades hicieron un esfuerzo grandioso para recuperar su horario y entrar lo antes posible. Un Domingo de Ramos de 10 con apenas retraso, teniendo en cuenta las prorrogas.

Volvieron las carreritas, pero cambiaron de jornada, se fueron al Lunes Santo, desde la Campana hasta San Antonio Abad, afortunadamente no hubo que lamentar incidentes graves. La sorpresa fue que la madrugá se convirtió en una jornada más tranquila que en años anteriores y permitió disfrutar al público de las cofradías. Un Lunes Santo, partido la primera parte por el agua y sin cinco cofradías en la calle, pero la segunda parte de la jornada, conforme llegaba la tarde-noche la inestabilidad desaparecía. Sólo se pudo disfrutar de cuatro cofradías: Vera+Cruz, Penas de San Vicente, Las Aguas y El Museo. En la calle Santiago y en el Barrio León esperaron hasta dos horas para tomar una decisión, que al final fue la de no salir. El gran estreno de la Semana Santa de Sevilla 2016, no se pudo lucir como es el manto nuevo bordado de la Virgen del Rocío de la Redención.

Muchos hermanos de la Hiniesta pero también de la Candelaria se preguntan que donde hay que firmar para que el año que viene volver a tener estos horarios. Chapó por estas dos hermandades que supieron pensar en sus hermanos antes que lucirse en la calle. Esto es un síntoma más de que hay que remodelar un Martes Santo que tiene los días contados.

Un Martes Santo que era el peor pintaba de la Semana Santa y esa fue la tonica. Todo el mundo sorprendido cuando a las once de la mañana la Hermandad del Cerro del Águila anunciaba que a las once y media de la mañana se ponía en la calle, media hora antes de lo habitual, para realizar Estación de Penitencia. La idea era llegar al centro lo antes posible y en caso de la lluvia se hiciera presente, pues refugiarse en el templo mas cercano. Llegaron a la Catedral sin problema, pero sin pasar por la Campana, pero realizaron su Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral, que es lo que realmente se va.El paso de misterio llego a la Catedral y como la lluvia se hizo presente, el palio se refugio en el rectorado de la Universidad con la Hermandad de los Estudiantes, cuando hubo un claro el palio se dirigió a la Catedral. Se volvía a repetir la película del Domingo de Ramos, lo que haga la primera que tiene que salir pesa mucho en las demás.

Todas las que salen después del Cerro, optaron por salir pero les sorprendió la lluvia: Los Javieres en la calle Feria, San Esteban en la calle Imagen, los Estudiantes no salió, San Benito en Luis Montoto. San Esteban se refugió en la Iglesia de la Anunciación, las demás volvieron a su sede canónica, Santa Cruz optó tampoco por no salir, sólo pudimos disfrutar sin problema de la Hermandad de la Candelaria y Dulce Nombre. Los Javieres también era también el centro de miradas, a ver como resultaba el acompañamiento de la Virgen de Gracia y Amparo con San Juan Evangelista, el cual se pudo disfrutar poco tiempo.

A partir del Miércoles Santo hasta el Domingo de Resurrección, todo discurrió con normalidad y todas las Hermandades salieron sin problema, el riesgo de lluvia ya había desaparecido y nos daba un respiro para disfrutar de las Hermandades sin problema. En estos cinco días, datos importantes que destacar son: la túnica que lució el Señor del Gran Poder en la Madrugá, la túnica bordada conocida como la de corona de espinas y el Miércoles Santo, en el paso de palio de la Virgen del Buen Fin de la Lanzada salía la cuarta pertiguera de la Semana Santa de Sevilla, Esperanza Velasco.

Han colaborado diversos compañeros de la web

Fotografías: Víctor M. Cascales Vallejo, Javier Vázquez Fortúnez y Salvador López.