A las nueve de la mañana, del pasado domingo 3 de Octubre, la Virgen de la Victoria se ponía en la calle para rezar el Santo Rosario de la Aurora, el cual visitó el colegio de Santa Ana del barrio de los Remedios, donde se celebraría la Santa Misa.

Con elegancia y el señorío,el que transmite la Hermandad de las Cigarreras, se llevaba a cabo este Rosario, donde la Virgen era acompañada por un numeroso hermanos con cirios y cofrades que se daban cita a verla, siendo la novedad este año el nuevo manto que la Dolorosa estrenaba, que era una auténtica joya.

Cuando la Virgen de la Victoria ya regresaba de nuevo a su Capilla, el sol se hacía presente dando de lleno en el rostro de la imagen. Entorno a las doce menos cuarto de la mañana, la Virgen hacía su entrada.

Todo el reportaje aquí

Fotografía: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina


El barrio de los Remedios amaneció con la Virgen de la Victoria

A las nueve de la mañana, del pasado domingo 3 de Octubre, la Virgen de la Victoria se ponía en la calle para rezar el Santo Rosario de la Aurora, el cual visitó el colegio de Santa Ana del barrio de los Remedios, donde se celebraría la Santa Misa.

Con elegancia y el señorío,el que transmite la Hermandad de las Cigarreras, se llevaba a cabo este Rosario, donde la Virgen era acompañada por un numeroso hermanos con cirios y cofrades que se daban cita a verla, siendo la novedad este año el nuevo manto que la Dolorosa estrenaba, que era una auténtica joya.

Cuando la Virgen de la Victoria ya regresaba de nuevo a su Capilla, el sol se hacía presente dando de lleno en el rostro de la imagen. Entorno a las doce menos cuarto de la mañana, la Virgen hacía su entrada.

Todo el reportaje aquí

Fotografía: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina