El pasado sábado 24 de Octubre, era un día importante desde las primeras horas de la mañana. El barrio de San Julián era el centro de todas las miradas de los cofrades de Sevilla y de muchos otro sitios.

A las diez de la mañana, comenzaba la Misa Estacional presidida por el Arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo Pelegrina, con una iglesia a rebosar de público, entre hermanos y devotos, donde las hermanas de la corporación lucían sus mantillas para tal acontecimiento. Una vez terminada la Santa Misa, la Parroquia de San Julián se preparaba para organizar la Salida Extraordinaria, en el poco tiempo que disponían.

Entorno a las tres y media de la tarde, el hermano mayor, José Antonio Romero, con la emoción en el cuerpo daba la orden al diputado mayor de gobierno de abrir las puertas de la parroquia y comenzar a salir el cortejo con la Virgen de la Hiniesta. Pasadas las cuatro de la tarde, María Santísima de la Hiniesta cruzaba la ojiva de San Julián a las ordenes de la familia Ariza, siendo esperada por una multitud de personas postradas en la calle para poder disfrutar de ella, bajo su palio de azul y plata.

Entre el gentío de personas, el palio de la Virgen de la Hiniesta llegaba al Comedor Social del Pumarejo, donde le esperaban las monjas del mismo, también recibiendo una enorme petalá organizada por su grupo joven, que llevaban preparando meses atrás para tal ocasión. El retraso sobre el horario previsto, ya se hacía presente, llegando a la primera Parroquia que visitaban, San Martín de Tours, hora y media más tarde, donde María Santísima del Buen Fin, titular de la Hermandad de la Lanzada se postraba bajo el altar mayor de la misma. Viviéndose unos momentos de mucho recogimiento entre ambas corporaciones.

La gente esperaba impaciente la salida del palio de la Parroquia de San Martín, donde ocurrió un hecho histórico, la Agrupación Musical "Santa María Magdalena" de Arahal, tras el palio azul y plata, interpretando a la salida "Estrella Sublime, de forma magistral, dejando al público con la "boca abierta", desde allí hasta la Capilla de Monte-Sión, donde de nuevo retomaba el acompañamiento Musical, el Carmen de Salteras, la cual puso una excelente calidad durante todo el recorrido.

Posteriormente fue visitando San Juan de la Palma, los Terceros, San Román, San Marcos y Santa Marina, donde se vivieron momentos que pasarán a la historia, donde la Virgen de la Hiniesta les agradeció el recogimiento a cada una de ellas durante un período de tiempo, a lo largo de estos 450 años.

El palio, no podía avanzar como tenían previsto y el regreso iba creciendo minuto a minuto, haciendo su entrada en San Julián con el cambio de hora a las seis menos cuarto de la mañana, que con el horario habitual fueron las siete menos cuarto. Así terminaba un año histórico para la Hermandad de la Hiniesta y para Sevilla.

Fotografías: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina

450 años de Azul y Plata por Sevilla

El pasado sábado 24 de Octubre, era un día importante desde las primeras horas de la mañana. El barrio de San Julián era el centro de todas las miradas de los cofrades de Sevilla y de muchos otro sitios.

A las diez de la mañana, comenzaba la Misa Estacional presidida por el Arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo Pelegrina, con una iglesia a rebosar de público, entre hermanos y devotos, donde las hermanas de la corporación lucían sus mantillas para tal acontecimiento. Una vez terminada la Santa Misa, la Parroquia de San Julián se preparaba para organizar la Salida Extraordinaria, en el poco tiempo que disponían.

Entorno a las tres y media de la tarde, el hermano mayor, José Antonio Romero, con la emoción en el cuerpo daba la orden al diputado mayor de gobierno de abrir las puertas de la parroquia y comenzar a salir el cortejo con la Virgen de la Hiniesta. Pasadas las cuatro de la tarde, María Santísima de la Hiniesta cruzaba la ojiva de San Julián a las ordenes de la familia Ariza, siendo esperada por una multitud de personas postradas en la calle para poder disfrutar de ella, bajo su palio de azul y plata.

Entre el gentío de personas, el palio de la Virgen de la Hiniesta llegaba al Comedor Social del Pumarejo, donde le esperaban las monjas del mismo, también recibiendo una enorme petalá organizada por su grupo joven, que llevaban preparando meses atrás para tal ocasión. El retraso sobre el horario previsto, ya se hacía presente, llegando a la primera Parroquia que visitaban, San Martín de Tours, hora y media más tarde, donde María Santísima del Buen Fin, titular de la Hermandad de la Lanzada se postraba bajo el altar mayor de la misma. Viviéndose unos momentos de mucho recogimiento entre ambas corporaciones.

La gente esperaba impaciente la salida del palio de la Parroquia de San Martín, donde ocurrió un hecho histórico, la Agrupación Musical "Santa María Magdalena" de Arahal, tras el palio azul y plata, interpretando a la salida "Estrella Sublime, de forma magistral, dejando al público con la "boca abierta", desde allí hasta la Capilla de Monte-Sión, donde de nuevo retomaba el acompañamiento Musical, el Carmen de Salteras, la cual puso una excelente calidad durante todo el recorrido.

Posteriormente fue visitando San Juan de la Palma, los Terceros, San Román, San Marcos y Santa Marina, donde se vivieron momentos que pasarán a la historia, donde la Virgen de la Hiniesta les agradeció el recogimiento a cada una de ellas durante un período de tiempo, a lo largo de estos 450 años.

El palio, no podía avanzar como tenían previsto y el regreso iba creciendo minuto a minuto, haciendo su entrada en San Julián con el cambio de hora a las seis menos cuarto de la mañana, que con el horario habitual fueron las siete menos cuarto. Así terminaba un año histórico para la Hermandad de la Hiniesta y para Sevilla.

Fotografías: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina