Se ha estado indagando a cerca de los rumores que corren últimamente sobre la posible existencia de una segunda talla de Jesús del Gran Poder.

Se habla de este segundo "Señor de Sevilla", como un posible sustituto de la imagen en su Salida Procesional de cada Madrugá.

Existen algunos frentes de los que ha surgido esta idea:

Una de ellos, sale de la novela escrita por Fernando Carrasco, titulada "El Hombre que esculpió a Dios". En ella se narra la historia de una investigación sobre una posible falsificación de la talla de Juan de Mesa.
La malintepretación de esta obra literaria ha podido llevar a la confusión a sus lectores y por consiguiente a la difusión de este tema.


Otra posible corriente de duda pudo ser el incidente ocurrido en el año 2010, en que la imagen sufrió una agresión en el brazo derecho. Tras este hecho, se procedió a una reparación de emergencia, y a los pocos días se solventó la situación con una intervención exitosa de Luis Álvarez Duarte. Según dijo el escultor, "lo grave estaba en el interior". Esto dio que pensar a los curiosos, y se llegó a entender como algo lógico la posible existencia de un sustituto para presevar a la imagen original.


Y sin duda, la ocasión más clamorosa para que este rumor se terminase convirtiendo en algo implícito en la cultura cofrade, se remonta al año 2006:
La junta de Gobierno de Esquivias, decidió poner en manos de los hermanos Cruz Solís e Isabel Pozas. Conocedores del Nazareno, ya que en los años ochenta practicaron otra restauración.
Es en julio del año 2006 cuando finalizó esta restauración, y cuando surge un reguero de dudas a cerca del tema que os vengo tratando.
Son realmente inquietantes algunos archivos fotográficos que se publicaron al poco de terminar el trabajo de restauración.
Sin lugar a dudas, dan lugar a cierta confusión, aunque habríamos de tener en cuenta los ángulos y contrastes de luz en las fotografías a la hora de comparar.


La opinión general sigue siendo firme, fiel a la idea de la uniexistencia del Señor de Sevilla.
Ahora bien, una pequeña corriente mantiene la duda vigente.

Son muchas las leyendas que cuentan las lenguas cofrades, y sin duda esta pasará a ser una más.    ¿Es realmente el mismo Jesús del Gran Poder el que consuela y revive a los corazones sevillanos?
Aventurémonos en estas historias, tal vez podríamos llevarnos muchas sorpresas.

Agradecimientos: Belén Fernández san Román, Ricardo García Jurado y Eduardo Padilla Sánchez.

¿Puede ser El Señor de Sevilla, una pluralidad?

Se ha estado indagando a cerca de los rumores que corren últimamente sobre la posible existencia de una segunda talla de Jesús del Gran Poder.

Se habla de este segundo "Señor de Sevilla", como un posible sustituto de la imagen en su Salida Procesional de cada Madrugá.

Existen algunos frentes de los que ha surgido esta idea:

Una de ellos, sale de la novela escrita por Fernando Carrasco, titulada "El Hombre que esculpió a Dios". En ella se narra la historia de una investigación sobre una posible falsificación de la talla de Juan de Mesa.
La malintepretación de esta obra literaria ha podido llevar a la confusión a sus lectores y por consiguiente a la difusión de este tema.


Otra posible corriente de duda pudo ser el incidente ocurrido en el año 2010, en que la imagen sufrió una agresión en el brazo derecho. Tras este hecho, se procedió a una reparación de emergencia, y a los pocos días se solventó la situación con una intervención exitosa de Luis Álvarez Duarte. Según dijo el escultor, "lo grave estaba en el interior". Esto dio que pensar a los curiosos, y se llegó a entender como algo lógico la posible existencia de un sustituto para presevar a la imagen original.


Y sin duda, la ocasión más clamorosa para que este rumor se terminase convirtiendo en algo implícito en la cultura cofrade, se remonta al año 2006:
La junta de Gobierno de Esquivias, decidió poner en manos de los hermanos Cruz Solís e Isabel Pozas. Conocedores del Nazareno, ya que en los años ochenta practicaron otra restauración.
Es en julio del año 2006 cuando finalizó esta restauración, y cuando surge un reguero de dudas a cerca del tema que os vengo tratando.
Son realmente inquietantes algunos archivos fotográficos que se publicaron al poco de terminar el trabajo de restauración.
Sin lugar a dudas, dan lugar a cierta confusión, aunque habríamos de tener en cuenta los ángulos y contrastes de luz en las fotografías a la hora de comparar.


La opinión general sigue siendo firme, fiel a la idea de la uniexistencia del Señor de Sevilla.
Ahora bien, una pequeña corriente mantiene la duda vigente.

Son muchas las leyendas que cuentan las lenguas cofrades, y sin duda esta pasará a ser una más.    ¿Es realmente el mismo Jesús del Gran Poder el que consuela y revive a los corazones sevillanos?
Aventurémonos en estas historias, tal vez podríamos llevarnos muchas sorpresas.

Agradecimientos: Belén Fernández san Román, Ricardo García Jurado y Eduardo Padilla Sánchez.