En la tarde del pasado día 15 de agosto, sábado, las calles de Cantillana se llenaron de cientos de personas deseosas de ver a la virgen de la Gloriosa Asunción, que empezaría a procesionar a las nueve de la noche del mismo día. En la madrugada del día anterior se celebraba la salida del Santo Rosario, y en la mañana del mismo día de salida la Función Principal de Instituto de la hermandad de Ntra. Señora de la Asunción.

En su salida procesional, la venerada imagen fue acompañada por la agrupación musical Muchachos de Consolación de Utrera y el paso llevaba los sones de la Banda de Música de Ntra. Sra. de la Soledad de Cantillana. Los hermanos costaleros, eran los que llevaron al paso por las calles de Cantillana, bajo la ordenes de Antonio Santiago.

La fiesta y alegría no decayó en toda la noche y madrugada del día siguiente, estando la virgen de la Asunción por las calles de su pueblo, rodeada del amor, fervor y devoción de todos los fieles que le siguieron durante todo el recorrido.

Hay que destacar distintos momentos de la procesión, pero especialmente, cuando la Gloriosa llegó a la calle Martín Rey, donde seguía recibiendo los gritos de ¡Guapa! y ¡Reina! que le acompañaron toda la noche. Allí, tras un gran y bello despliegue de fuegos de artificio, toda la calle le cantó el himno Asuncionista, y posteriormente recibió una gran lluvia de pétalos de rosa, maravillando al público y embelleciendo, más si cabe, la  imagen de la Gloriosa Asunción de Cantillana.

Se prolongó la celebración con la Imagen recorriendo las calles y puntos más llamativos del pueblo. A su entrada, en torno a las seis de la mañana, la virgen de la Asunción continuó recibiendo vítores y cánticos de sus fieles.

Una salida procesional, en la que se engalanó todo el pueblo como cada año, y en la que, sin altercados, disfrutaron sin duda alguna todos los presentes.

Cabe mencionar y dar el mayor de los agradecimientos a Joaquín Guerrero Morejón, fiscal de la hermandad, que acogió al equipo de Sevillanía Cofrade y le inculcó el sentimiento Asuncionista.

Todo el reportaje fotográfico aquí

Fotografía: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina

Gloriosa Asunción de Cantillana, la belleza de la devoción.

En la tarde del pasado día 15 de agosto, sábado, las calles de Cantillana se llenaron de cientos de personas deseosas de ver a la virgen de la Gloriosa Asunción, que empezaría a procesionar a las nueve de la noche del mismo día. En la madrugada del día anterior se celebraba la salida del Santo Rosario, y en la mañana del mismo día de salida la Función Principal de Instituto de la hermandad de Ntra. Señora de la Asunción.

En su salida procesional, la venerada imagen fue acompañada por la agrupación musical Muchachos de Consolación de Utrera y el paso llevaba los sones de la Banda de Música de Ntra. Sra. de la Soledad de Cantillana. Los hermanos costaleros, eran los que llevaron al paso por las calles de Cantillana, bajo la ordenes de Antonio Santiago.

La fiesta y alegría no decayó en toda la noche y madrugada del día siguiente, estando la virgen de la Asunción por las calles de su pueblo, rodeada del amor, fervor y devoción de todos los fieles que le siguieron durante todo el recorrido.

Hay que destacar distintos momentos de la procesión, pero especialmente, cuando la Gloriosa llegó a la calle Martín Rey, donde seguía recibiendo los gritos de ¡Guapa! y ¡Reina! que le acompañaron toda la noche. Allí, tras un gran y bello despliegue de fuegos de artificio, toda la calle le cantó el himno Asuncionista, y posteriormente recibió una gran lluvia de pétalos de rosa, maravillando al público y embelleciendo, más si cabe, la  imagen de la Gloriosa Asunción de Cantillana.

Se prolongó la celebración con la Imagen recorriendo las calles y puntos más llamativos del pueblo. A su entrada, en torno a las seis de la mañana, la virgen de la Asunción continuó recibiendo vítores y cánticos de sus fieles.

Una salida procesional, en la que se engalanó todo el pueblo como cada año, y en la que, sin altercados, disfrutaron sin duda alguna todos los presentes.

Cabe mencionar y dar el mayor de los agradecimientos a Joaquín Guerrero Morejón, fiscal de la hermandad, que acogió al equipo de Sevillanía Cofrade y le inculcó el sentimiento Asuncionista.

Todo el reportaje fotográfico aquí

Fotografía: Salvador López Medina / @SalvaLpezMedina