Javier Vázquez Fortúnez / @JaviVazquez98


En la tarde de ayer,dia 11 del mes séptimo, mes carmelita en Sevilla, pudimos todo y cada uno de los allí presentes disfrutar del discurrir de una virgen del Carmen , de entre tantas sevillanas que tenemos, exactamente podemos hablar de ella que visita a los enfermos, que se habitua en San Leandro, a las afueras de las murallas, pero aun así muy cerquita...

A eso de las 20 horas de la tarde, se ponía la procesión en la calle ante un tumulto de personas en la puerta de la parroquia, salia la Stma.Virgen. Estrenaba candelabros de guardabrisas anteriormente utilizados, pero este año disponian de un color mas parecido al Caoba que antiguamente.

Llegaba sobre las 21 horas al hospital Virgen Macarena, donde allí como cada año se vivió un momento totalmente mágico, junto a muchos enfermos que salen a las puertas del hospital a rezarle, salir pronto de aquel habitat. Rezos y salves a la virgen y todo continuó su recorrido hasta llegar por la noche bien entrada a las calles de su barrio, donde su gente, la de todo el año , la que siempre la acoge con ellos, lo da y ofrece todo lo que tiene y puede.

Una enorme petalá como cada año puso tez a una noche esplendorosa en el barrio, donde la señora ya entrada la madrugada puso fin a uno de los días mas grandes que se vive alli, en aquella parroquia, en San Leandro...

Carmen en San Leandro y con su barrio...

Javier Vázquez Fortúnez / @JaviVazquez98


En la tarde de ayer,dia 11 del mes séptimo, mes carmelita en Sevilla, pudimos todo y cada uno de los allí presentes disfrutar del discurrir de una virgen del Carmen , de entre tantas sevillanas que tenemos, exactamente podemos hablar de ella que visita a los enfermos, que se habitua en San Leandro, a las afueras de las murallas, pero aun así muy cerquita...

A eso de las 20 horas de la tarde, se ponía la procesión en la calle ante un tumulto de personas en la puerta de la parroquia, salia la Stma.Virgen. Estrenaba candelabros de guardabrisas anteriormente utilizados, pero este año disponian de un color mas parecido al Caoba que antiguamente.

Llegaba sobre las 21 horas al hospital Virgen Macarena, donde allí como cada año se vivió un momento totalmente mágico, junto a muchos enfermos que salen a las puertas del hospital a rezarle, salir pronto de aquel habitat. Rezos y salves a la virgen y todo continuó su recorrido hasta llegar por la noche bien entrada a las calles de su barrio, donde su gente, la de todo el año , la que siempre la acoge con ellos, lo da y ofrece todo lo que tiene y puede.

Una enorme petalá como cada año puso tez a una noche esplendorosa en el barrio, donde la señora ya entrada la madrugada puso fin a uno de los días mas grandes que se vive alli, en aquella parroquia, en San Leandro...