Redacción / @sev_cofrade

La Hermandad del Gran Poder ha restaurado las potencias de filigranas del Señor, recuperando el aspecto original de una de las piezas de mayor valor de la corporación.

Dos maestros de Cordoba, Ginés Carmona y Antonio Adamuz han sido los que han sido los encargados de llevar a cabo un difícil trabajo y porque la técnica de la filigrana tal y como son conocidas las potencias, no existen a lo que hay que añadirle el mal estado de conservación en el que se encontraban.

Son de plata dorada con amatistas, piedras repuestas algunas de ellas tal y como fueron concebidas, cortadas a mano al igual que las originales. Datan de 1861 y donadas por José Rafael de Góngora y su madre. Ostentaba el cargo de mayordomo en aquella época. Sin duda, es una importante recuperación patrimonial para la hermandad de unas potencias que el Señor del Gran Poder no porta desde hace un largo periodo.

Proceso de Restauración de las potencias de la filigrana del Señor del Gran Poder

Redacción / @sev_cofrade

La Hermandad del Gran Poder ha restaurado las potencias de filigranas del Señor, recuperando el aspecto original de una de las piezas de mayor valor de la corporación.

Dos maestros de Cordoba, Ginés Carmona y Antonio Adamuz han sido los que han sido los encargados de llevar a cabo un difícil trabajo y porque la técnica de la filigrana tal y como son conocidas las potencias, no existen a lo que hay que añadirle el mal estado de conservación en el que se encontraban.

Son de plata dorada con amatistas, piedras repuestas algunas de ellas tal y como fueron concebidas, cortadas a mano al igual que las originales. Datan de 1861 y donadas por José Rafael de Góngora y su madre. Ostentaba el cargo de mayordomo en aquella época. Sin duda, es una importante recuperación patrimonial para la hermandad de unas potencias que el Señor del Gran Poder no porta desde hace un largo periodo.